4.10.08

Escrotósfera

Fragmento


Me puse de espaldas y tomando con las dos manos los extremos de madera, comence a bajar lentamente hasta que con las puntas toqué el asfalto. Cuando los dos pies estaban ya sobre el suelo, senti que el aire dejaba de moverse y vi que a mi alrededor no habia nadie. Por un instante sospeche que quienes habitaban ese planeta, percatandose de una visita extranjera, se habian escondido tan rapidamente que solo quedaba la leve premonicion. Camine por las calles por al menos media hora y a cada paso confirmaba las sospechas de que ese planeta no era desierto. Los pedazos de periodico que volaban con un aire ausente, tenian dibujos raros. Los televisores de las casas abandonadas estaban prendidas pero solo se miraban gusanitos en blanco y negro o franjas de colores...

Los pantalones tienen una abertura rectangular exactamente en la parte donde deberia haber un zipper largo de metal cobrizo, con los engranajes apretados, abrazandose unos a otros y con una capa de tela cobijandoles el desenfreno. La abertura no parece arbitraria, por el contrario, esta tan perfectamente delineada que da la impresion de que un dedo divino lo dibujo en el aire y que asi fue concebido en cada pantalon ajustandose a la medida de cada uno. La abertura se duplica como espejo perfecto en la ropa interior. Mencione primero la abertura del pantalon, no por ser de mayor importancia, sino porque la de los calzones, por ir debajo, es casi invisible. La superficie regularmente es lo unico que vale. No podria llamarle agujero porque esa palabra me da la impresion de ausencia, y por el contrario, el agujero que ellos utilizan esta muy lleno e incluso se desborda. El tamaño del rectangulo se acomoda digitalmente. Cuando lo que cuelga fuera del ojal crece, ellos acercan el dedo indice de la mano hacia un boton invisible que esta justo en el lado derecho del pantalon y lo aprietan, activando en el acto un mecanismo que agranda la abertura. Ellos comienzan a asfixiarse y cuando sienten que no caben mas en ese corte, recurren sin pensar al boton derecho. Si el aparato se encoge (habitualmente en invierno) se les eriza la piel, les salen granulos de pollo en el cuero y luchando contra los movimientos pequeños de gelatina vidriosa que tienen por cuerpo, aprietan el boton izquierdo, que tambien es invisible.

5 Comments:

Blogger Augusta II said...

Buen aspecto, discreción, platos sucios, sonrisa fingida... Bufff, qué carga más terrible, imagino que salir de ahí y llegar a casa debe ser toda una liberación.

¡Besos, guapa!

9.9.08  
Blogger Todos tus muertos said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

13.9.08  
Blogger Todos tus muertos said...

hola patricia, te mando la dirección de mi nuevo hoyo: http://literalengua.blogspot.com/
saludos.
aharon

13.9.08  
Blogger Augusta II said...

Hola, Patricia, oye, ¿Soy yo o has cambiado el texto?

Me pasó lo mismo con tu apellido y tuve que modificarlo en todas las entradas donde te mencioné. Jejeje...

¡Un beso fuerte!

14.9.08  
Blogger David said...

Bello, bellisismo, chiquita!! Ciertamnte, expresas para con el encontronazo memoraico de las almas porculeras!! Esop sí: no me cambies el registro, pues tus textos y poemas me apasioan; tenemos una manera muy similar de expreasarnos. Te sigo leyendo y te dejo mi saludo rulero de costumbre!

24.9.08  

Publicar un comentario

<< Home